El Frente de Todos 10 puntos abajo de Juntos por el Cambio en la provincia

El Frente de Todos alcanza el 39,5% de los votos y Juntos por el Cambio, en estas PASO, llega al 50,4%. Estos datos, escrutados el 66,1% de los votantes, según el centro de cómputos del FdT.
El frente peronista queda abajo de las cinco listas de Juntos para el Cambio en las PASO de este domingo. El punto de partida para la pelea definitiva de las elecciones de noviembre encuentra al oficialismo diez puntos por debajo de la coalición opositora.
Apenas se cerraron las escuelas, los fiscales del oficialismo admitieron rápidamente que la lista del Frente de Todos  alcanza un porcentaje de alrededor del 40%, mientras que las cinco variantes de Juntos por el Cambio que compiten en internas, suman más del 50% de los votos válidos.
Con el 66,1% de los votos escrutados, la diferencia es de 11 puntos. El Frente de Todos tiene 39,5% y las cinco listas de Juntos por el Cambio 50,4%.
La diferencia más marcada a favor de Juntos por el Cambio se registró en General Pico. En Santa Rosa aguardan una leve luz del Frente de Todos. En General Acha la coalición opositora dobló al oficialismo: Juntos por el Cambio sacó 4.316 votos (sumadas las cinco listas) y el Frente de Todos 2.158.
La tendencia se marcó claramente en los resultados de las primeras mesas que difundieron las coberturas radiales. Por ejemplo, en General Pico la primera mesa que se difundió fue una de la Escuela 57, donde el Frente de Todos sacó 82 votos y la lista que encabeza a senadores Daniel Kroneberger 87 y la que lidera «Poli» Altolaguirre 34.
En la primera que se conoció en Santa Rosa, la lista de Kroneberger sacó 64 votos, la de Altolaguirre 46 y la del Frente de Todos, 110. En la primera mesa escrutada en el colegio Nervi de Santa Rosa, el Frente de Todos sacó 91 votos y Juntos por el Cambio, 103 votos.
La alianza de derecha vuelve a quedar arriba del oficialismo en las PASO, como ocurrió hace cuatro años. En esa oportunidad, en 2017, Cambiemos había conseguido un 49,21% (más de 95 mil votos) y el peronismo pampeano había quedado en 38,51% (más de 74 mil votos).
Sin embargo, en aquel momento, en la general el peronismo remontó una diferencia de 20 mil votos y se quedó con el triunfo final, aunque por un margen muy escueto: solo por 76 votos.
Ahora el escenario planteado será parecido, y el oficialismo tendrá el objetivo de remontar la cuesta de acá a noviembre.
En el bunker electoral del Frente para Todos de la calle San Martín, en Santa Rosa, las caras largas fueron evidentes desde temprano. A las 21 horas está prevista una conferencia de prensa para admitir el revés, hacer una lectura y fijar una primera línea de la estrategia que tendrán para noviembre.
El gobernador Sergio Ziliotto había advertido hace un par de semanas que al peronismo no le gusta «perder ni en los amistosos». Esa fue una manera de arengar a la tropa en la previa. El presidente del PJ queda preso de sus propias palabras y tendrá que asumir un revés, que puertas para adentro se admite que no era inesperado, con una revancha en un horizonte cercano.
Las listas de Juntos por el Cambio sacaron más votos y eso es inocultable.
El peronismo ya sabía, de todas formas, que nunca una elección de medio término le fue sencilla. Con Verna  ganó más cómodo en 2009, pero por menos de 4 puntos. Después, siempre fueron “palo y palo”.
Sin dudas, el hecho de que haya 5 listas en Juntos por el Cambio arrastró hacia esa vereda algunos entusiasmos: la atracción de incidir en una pelea de fondo.
El peronismo jugó a ganar el “amistoso”, no había otra opción, pero tendrá que levantarse del piso, sacudirse las pilchas, y rearmar fuerzas para la definitiva de noviembre.
«No estamos preocupados porque la máquina del PJ está a media máquina. En  noviembre será otra historia y creemos que vamos a tener un triunfo del frente de todos en la provincia de La Pampa», dijo el intendente de 25 de Mayo, Abel Abeldaño, una de las primeras voces del peronismo que se hizo escuchar.
El diputado provincial del peronismo, Espartaco Marín, consideró que «en el conjunto de listas tienen mayor cantidad de votos que nuestra lista, pero era previsible, lo creía, lo dije donde lo debía decir, pero también digo que es previsible que de acá a noviembre, no solo por la cantidad de votos que van a votar y hoy no lo hicieron, y el Frente de Todos va a salir a militar para tener una diferencia en el mano a mano».