«Tenemos que defender los derechos colectivos»

COMPARTA NUESTRAS NOTICIAS

El subsecretario de Salud Gustavo Vera, destacó que la aplicación del pase sanitario en La Pampa seguirá «las pautas de Nación» aunque con «particularidades» atento a que los porcentajes de vacunación de la provincia permiten ciertas flexibilizaciones.

Tras la reunión que mantuvieron el lunes con representantes de los sectores hoteleros y gastronómicos, Vera enfatizó que el objetivo del pase es “llegar a marzo” con índices aun mejores, como forma de evitar “lo que sabemos, que las cosas que pasan en todo el mundo luego llenan a La Pampa”.

Insistió en que “el porcentaje de vacunación en La Pampa es de 88,5%, uno de los más altos del país. Si fuéramos país estaríamos entre los mejores 5 del mundo” y que “no queremos perder ese status”.

Más allá de que continuarán con las medidas “de testeo permanente o controles” apeló a la medida no sea interpretada como “algo imperativo, porque no ha sido solo la comunidad la que ha sufrido, sino también especialmente el sector comercial, con los cierres”.

Leer también: El Gobierno anunció la implementación del pase sanitario a partir del 1 de enero

En esta línea, indicó que la intención es fomentar la vacunación “antes de marzo, que es cuando llegan los fríos y empiezan los cierres. Sabemos que el virus no respeta temperaturas, pero sí que en los lugares cerrados crecen los brotes y aparecen las variantes nuevas. Y nosotros tuvimos la mala suerte de que todo lo que dijimos que iba a pasar pasó. Por eso es un pedido a la sociedad”.

Reiteró que “queremos mantener el status sanitario por la economía de la provincia, porque el virus cierra un comercio, un bar, un lugar bailable y eso son lugares que dan trabajo. El pase no puede ser obligatorio porque implica un derecho de admisión y es discutible… Por eso se está trabajando con los sectores, escuchando, porque queremos sumar y no restar”.

Al respecto, confió que una posibilidad del pase “a la pampeana” es que la primera vez que no se pueda exhibir no se impida el ingreso, pero sí que haya una advertencia y que en la segunda sí. Igualmente, confió en que no habrá reacciones contrariadas porque el núcleo duro de los “antivacunas” se reduce, de un 10% a “un 2 ó 3%”.

“Conocemos quienes son, la mayoría son los que tienen algún miedo, los que por ahí escuchan a los especialistas de televisión de noche como los llamo yo… pero se ha demostrado quela vacuna no presenta reacciones adversas más que las comunes. Yo creo que esto va a terminar con la vacunación obligatoria dentro de algunos meses, porque está claro que la vacuna no significa que uno no se pueda infectar, enfermarse gravemente o fallecer, pero sí que con el esquema completo el porcentaje baja a 1300 ó 1400%”.

Leer también: Todos los detalles de cómo será el pase sanitario

En el final, evaluó como positivo el estado epidemiológico actual en La Pampa. “Los números son muy bajos, si me preguntan a mí, con menos de 50 casos diarios, a partir de la experiencia que tuvimos, firmo un pagaré a 5 años. Pero en la última semana hubo un crecimiento de casos y lamentablemente, todo lo que se vio en el mundo después llegó”.

Y reflexionó sobre la eventual colisión de derechos individuales y colectivos que se plantea.“Cuando mi derecho individual se contrapone con los de la comunidad, estos tienen que estar primero. Cada uno tiene su derecho de no vacunarse, pero si eso hace que se enfermen otras personas… Hay que defender al 88,5% de pampeanos que accedieron a la vacuna”